VISITAS: 50424

UN GRAN RETO Y OPORTUNIDAD PROFESIONAL LABORAR EN PEMEX, EMPRESA EMBLEMÁTICA Y CLAVE DE DESARROLLO DEL ESTADO MEXICANO: LIC. GILBERTO SALDIERNA MARTÍNEZ

UN GRAN RETO Y OPORTUNIDAD PROFESIONAL LABORAR EN PEMEX, EMPRESA EMBLEMÁTICA Y CLAVE DE DESARROLLO DEL ESTADO MEXICANO: LIC. GILBERTO SALDIERNA MARTÍNEZ

 

Corría el año de 1983 en la ciudad de México y siendo estudiante de secundaria, observaba admirado la construcción de la Torre de Pemex, entonces el edificio más alto de la metrópoli con 211 metros de altura. Años después, en 2003, ingreso  a tan importante empresa del Estado y en casi 20 años de tarea laboral  ha cumplido grandes retos y aprendido de extraordinarios personajes con vocación de servicio por el bienestar de la Empresa y para el país.

Es Gilberto Saldierna Martínez, licenciado en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), originario de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, de una familia conformada  por cinco hermanos y quien se definió en sus primeros años como un niño tímido y con calificaciones modestas en la primaria.

Hijo de Emma Martínez Janacua y Manuel Saldierna Guzmán, contó con el desinteresado respaldo de una docente de la escuela primaria “Rodulfo Figueroa”, de la capital chiapaneca, la Mtra. Bertha Palacios, quien lo alentó emocional y moralmente para el estudio y el deporte; deseaba que fuese ingeniero petroquímico.

Por emigración de la familia hacia la capital del país, estudió en la secundaria “Fray Pedro de Gante”, donde cultiva sus primeros amigos: Marina y Regino, posteriormente, ingresó a la escuela preparatoria ETAC en Tlalnepantla, Estado de México. En el transcurso de estos seis años, además del estudio, obtuvo la disciplina para practicar deportes, tal como, la natación y el Tae kwon do, participando en competencias de ambos deportes.

Durante sus estudios en la preparatoria, formó parte de  un intercambio cultural y vivió 15 días con la familia Clements en Wichita, Kansas en Estados Unidos, donde empieza a estudiar las costumbres anglo-sajonas y su idioma.

 

En la Prepa hace amigos, pero especialmente cultiva la amistad con Rodrigo Parga Mirón, con quien extiende la relación con su familia y ahí obtiene la experiencia de vida; convive en las fiestas decembrinas y cumpleaños. Un nuevo mundo social que se abre ante sus ojos.

Al no encontrarse calificado para el examen de admisión a la UNAM, y en tanto decide que hacer, lleva a cabo diversas actividades emprendedoras, entre otras, la venta de hamburguesas.

Una de las características de Gilberto es su gran capacidad para el orden, tiene una excelente metodología para la administración de los recursos y trato afable; siempre contó con el respaldo moral y espiritual de doña Emma+, quien lo guio ante las adversidades de la vida y lo incentivó a seguir siempre adelante, con una fe inquebrantable en el Creador de los cielos y de la tierra.

El padre de Rodrigo, José Carlos Parga Villaseñor les promete financiar un viaje hacia Canadá. Pero desiste de ello. En  cambio, a Gilberto le aseguran un apoyo  para que los recibieran en Calgary, Alberta. Se arman de valor, junto con Rodrigo y se lanzan a la aventura.

Al llegar al aeropuerto de esa gélida ciudad con temperaturas de hasta 15 grados centígrados bajo cero, los reciben Liliana y David, que en teoría deberían hospedarlos en su casa, pero en cambio les comunican, fríamente, ahí mismo en el aeropuerto (qué ironía, ese día era uno de los más fríos en Calgary) que no podrían albergarlos y entonces los llevan a un hotel, para dejarlos a su suerte.

De ahí pasaron un par de meses de grandes experiencias, viven en un albergue, luego hacen tareas de limpieza en naves industriales sin remuneración, trabajan en un restaurante y dan clases de español a estudiantes de la Universidad de Calgary. Se termina el permiso de residencia y les sorprende la grata llegada de la primavera. Durante todo este tiempo conocen a personas con un gran corazón de servicio hacia el prójimo.

Tiempo después, vence el permiso de estadía en el país y enfrentan la encrucijada de regresarse o quedarse. Rodrigo, decide volver a México y Gilberto decide quedarse un par de meses más.

Gilberto extraña a su país y su gente, por lo que decide regresar con la familia. Para sorpresa de él, una de sus estudiantes de las clases de español, Jane Sprague, le ofrece su apoyo incondicional para patrocinarlo ante el gobierno de Canadá, recibiendo una extensión a su estadía en ese país de hasta por seis meses más.

En este lapso, es invitado a trabajar en un restaurante como cocinero, en el Great White Billiards, sin tener los conocimientos para ello, recibió el apoyo del gerente del lugar Paul Hanson, para ocupar la posición, y ahí conoció a Kim, Joanne, Emily, Jason, Wally, Kathie, Aubrey, y Greg, todos ellos, admirables ciudadanos canadienses.

Ya en la ciudad de México, Gilberto reanuda sus estudios en la Facultad de Economía de la UAM y se titula con la tesina “El Tratado de Libre Comercio y su Impacto en el Sector Automotriz Mexicano”. En su último semestre ingresa al entonces Banco Bital, en el área Fiduciaria y año y medio después, aplicó para otra posición como Asesor de Operaciones de Soporte Crediticio Atención  Pemex, logrando posicionar una importante línea de crédito para la empresa petrolera.

Años después, es invitado a formar parte del staff de la Dirección General de Petróleos Mexicanos, como Coordinador de Agenda de la oficina del entonces director general, Raúl Muñoz Leos, durante seis meses.

¡Siempre ha sido importante la fe!, reflexionó Gilberto Saldierna, quien  contó con el espíritu positivo y consejos de su mentora.

Actualmente es el Enlace Administrativo para la Gerencia de Responsabilidad Social de Pemex, siendo la misión de esta, en las entidades del país con  influencia petrolera, la de cuidar las relaciones con las comunidades  para mantener y conservar la Licencia Social Operativa.

En este lapso de actividad laboral, Gilberto ha colaborado en la Subdirección de Recursos Humanos y Relaciones Laborales; Dirección Corporativa de Administración, como encargado del Área de Control de Gestión; en la Dirección Corporativa de Finanzas, en la Gerencia de Procesos de Tesorería y, en la Dirección Corporativa de Negocios y Tecnología de la Información, como Coordinador Administrativo.

En la medida que Pemex siga obteniendo el apoyo gubernamental, como ahora sucede, Petróleos Mexicanos seguirá siendo el emblema nacional para propiciar el desarrollo económico de este gran país, reflexionó finalmente Gilberto Saldierna, acompañado con su esposa Sonia Mozden en la entrevista con la revista BIE.