VISITAS: 112678

CENTRO HISTÓRICO DE VERACRUZ BAJO EL DESCUIDO Y ABANDONO

CENTRO HISTÓRICO DE VERACRUZ BAJO EL DESCUIDO Y ABANDONO

 

El Centro Histórico de Veracruz, zona emblemática de la  ciudad, se ha deteriorado a lo largo de los años y ninguna de las autoridades, de diverso signo partidista, ha resuelto la problemática y lejos de contenerla, se ha agudizado al grado que cada día crece el número de tienda de negocios que cierran y cada vez hay menos personas que habitan esta zona.

Una de las causas que ha incrementado el cierre de establecimientos comerciales está ligada con las elevadas rentas y los caseros, lejos de llegar a un acuerdo que dictaría el sentido común, se obstinan en no sólo mantener, sino incrementar el arrendamiento.

Hay casos extremos como el conjunto de oficinas en donde se encontraba en el pasado la Lotería Nacional, oficinas gubernamentales y casas habitación, así como una cafetería en el primer piso. Todo ello fue desalentado y desalojado y ahora los propietarios  mantienen un anuncio de venta desde hace varios años.

Hay edificios en la calle de Rayón que lucen elevado deterioro y no existe la posibilidad que alguien rente o se hagan las remodelaciones de los inmuebles. Así ocurre también en la avenida Zaragoza.

Sobre la misma avenida Independencia (Edificio Virginia) y calles como Esteban Morales se observan edificios abandonados y que eran oficinas y departamentos, ahora bajo fuertes candados en sus puertas. Las paredes evidencian su prolongada agonía.

De la misma manera surgen las dudas ciudadanas en torno a los parquímetros que instalaron en la administración de Julen Rementería y cuyo propósito era canalizar fondos hacia remodelaciones y mejoramiento del centro de la ciudad, pero sólo han crecido las dudas en torno  al destino de tales recursos.

Sin embargo, Edi Martínez, dirigente de la CANACO, atribuye a los parquímetros la bondad de reordenar el flujo vehicular, con lo que se ha evitado el caos automovilístico.

Otra de las observaciones generales tiene que ver con el reglamento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mismo que aplica un reglamento muy acucioso que impide acciones para remodelar las casas habitación, que cada día crecen en abandono por toda esta área poblacional y habitacional.

Es cierto también que la pandemia contribuyó en cierta medida en empujar las circunstancias que ahora se viven, expresó Juan Rodríguez, vecino de la calle Esteban Morales.

Y para concluir, había que reflexionar sobre las condiciones lamentables en que se encuentran los Portales de Veracruz, imán turístico donde sólo ahora sobreviven unos cuantos negocios y que dejó de ser el sitio atractivo que emocionaba y encantaba a los visitantes. 

Lo que es peor, no se observa una luz en el túnel, salvo que surgiera alguien con toma de decisiones que tuviese la capacidad de cambiar la historia del cuatro veces heroico Veracruz y su enorme historia que no se ha aprovechado ni siquiera en su mínimo porcentaje, siendo la primer ciudad fundada en América.