VISITAS: 103994

LOS DERECHOHABIENTES DEL INFONAVIT SIGUEN SIN TENER JUSTICIA SOCIAL Y LEJOS DEL ESPÍRITU DEL CONSTITUYENTE DE 1917

LOS DERECHOHABIENTES DEL INFONAVIT SIGUEN SIN TENER JUSTICIA SOCIAL Y LEJOS DEL ESPÍRITU DEL CONSTITUYENTE DE 1917

*Entrevista con el Ing. Luis Suárez Dávila, el iniciador del programa social del Infonavit en el puerto de Veracruz

 

 

 

Es, sin duda, un personaje central de la construcción de las primeras viviendas masivas en el puerto de Veracruz y en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Se trata del ingeniero Luis Suárez Dávila, egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Veracruzana.

Fue el responsable de la construcción del primer proyecto del Infonavit en el puerto, que fue la Unidad Habitacional Buenavista ubicada en el norte de la ciudad.

“Fue una época muy importante porque de esta manera se hacía vigente el ideario del Constituyente de 1917, el cual establecía como aspecto fundamental el otorgar beneficios a los trabajadores, sobre todo lo relacionado con una vivienda digna”, dijo Suárez Dávila.

La entrevista es en el centro de la ciudad, donde en ocasiones se le deja ver al ingeniero Suárez. Gentilmente accede a una plática, donde indicó que cuando Luis Echeverría Álvarez creó el Infonavit y siendo su primer director el Lic. Jesús Silva Herzog, se entregaron los créditos iniciales.

Eran créditos de 15 años y como había saldos insolutos, entonces cuando había incrementos salariales, el trabajador terminaba en pagar su casa hasta en 7 años, expresó.

Todo ello cambió en el año 1989, siendo presidente Carlos Salinas de Gortari, que estableció créditos por 30 años y con intereses anuales. Ello propicio que sucedan casos que cuando un trabajador ha pagado su crédito original, resulta que sigue debiendo una gran cantidad de dinero al Instituto.

Hace poco me encontré con una amistad que dijo que le habían prestado 900 mil pesos y una vez que pagó tal cantidad, resulta que todavía debe esa misma cantidad.

UNA TRAMPA

Al preguntarle sobre la nueva estrategia del gobierno en el sentido que se están cambiando los créditos en pesos en lugar de salarios mínimos, descartó que haya beneficios para el acreditado porque los créditos se tendrán que pagar en 30 años.

“Es una trampa, donde el acreditado tendrá que seguir cubriendo grandes cantidades de dinero porque no le disminuyen los montos y los intereses anuales siguen vigentes”, agregó el ingeniero Luis Suárez.

En otro aspecto, expresó que el gobierno tiene una deuda interna de 2 billones de pesos, al igual que otras dependencias, por lo que estima que no hay condiciones para que los trabajadores tengan mejores perspectivas en los pagos de sus créditos. Se puede decir que esta administración no ha atendido adecuadamente el tema del Infonavit y los trabajadores tendrán que continuar pagando exorbitantes cantidades por su crédito hipotecario.