VISITAS: 37336

OLGA CASTRO GARCÍA, IN MEMORIAM

IN MEMORIAM

Olga Castro García
Por: Héctor Saldierna

 

Hay ocasiones en donde no se sabe cómo comenzar. Lo cierto es que una enfermedad se ha llevado a mi esposa Olga Castro García, mujer extraordinaria, responsable, inquieta, activa, ama de casa, emprendedora, madre dedicada y una serie de adjetivos más.

Cuando la conocí laboraba en una Óptica en Veracruz, Osber, propiedad de su hermano Óscar, formaba parte de una extensa familia de diez hermanos, todos originarios de Villanueva, Zacatecas. Un tiempo trabajó en la importante Óptica Jarmar de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y años después, administró una Óptica, Center, de otro hermano, Álvaro, en Tapachula, Chiapas.

Fue una excelente conversadora, le gustaba la lectura y tenía puntos de vista sobre cualquier tema. En la escuela primaria “José Joaquín Fernández de Lizardi” formó parte de la mesa directiva de la Sociedad de Padres de Familia y luego fue la vicepresidente del equipo de fut bol de la institución, a nivel de secundaria y preparatoria.

Fue una entusiasta participante en el comité de Damas del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas en ocasión de los congresos nacionales e internacionales. Y también entusiasta participante en el Día Nacional del Ingeniero. Ella formaba parte del equipo administrativo de la revista BIE.

Su sociabilidad le llevó a cultivar grandes amistades. Una de ellas, Juan Carlos Gómez, quien era directivo del club Veracruz y luego del Morelia,  quien hizo una invitación en 2005 para llevar al equipo de Fut Bol de la Lizardi a los campos de la institución Monarca en la ciudad de Morelia, Michoacán. ¡ Fue una grata experiencia!.

 

Fue una mujer generosa y, como se dice, se quitaba la camisa para darle a otra persona. Formaba parte de un grupo de amigas que desde la escuela primaria Lizardi habían cultivado una sólida amistad y se reunían con cierta frecuencia.

Su tiempo fundamental lo dedicó a nuestro hijo, Héctor Manuel, (Toti) a quien le ofreció lo mejor de sí, desde pequeño y su paso por el kinder hasta la universidad. También fue una vecina de excelencia, pues dedicaba tiempo al riego y cuidado del área verde, con cuidadoso esmero en la unidad habitacional en que residimos.

En 2008 saludó a Carlos Slim, de quien se llevó la grata impresión de su sencillez y que no portaba guardia personal.

Fue un faro de luz y referente indiscutible para su numerosa familia.

Nos llevaremos siempre el mejor recuerdo y el reconocimiento a una gran mujer. Dejó de existir el día 22 de julio de 2021, con nuestro pesar y tristeza.