VISITAS: 14235
bieindustrial junio 13, 2020

CREAN ESTUDIANTES DEL TecNM BOCA DEL RÍO RESPIRADOR PORTÁTIL

ANTE LA URGENCIA DE COMBATIR AL CORONAVIRUS

 

Desafiando el confinamiento, estudiantes de Ingeniería Mecánica del TcNM campus Boca del Río desarrollaron un respirador artificial portátil en apoyo a médicos y enfermeras que atienden a pacientes con insuficiencia respiratoria ante la urgencia por la pandemia por coronavirus Covid 19.

El Ing. Jaime de Jesús Cañas, director de la institución, indicó que se trata de los estudiantes José Roberto García González, Darién Joseph Aquino Chávez y Emmanuel Vela Lagunes, quienes trabajaron durante seis semanas este proyecto asesorados por el Profr. José Alfredo Amén Tipacamú y con el respaldo de la dirección.

Lo interesante del proyecto es que se trata de un modelo económico, toda vez que en el mercado puede costar desde 20 mil a 100 mil pesos, pero el prototipo que desarrollaron los jóvenes boqueños podría costar poco más de 2 mil pesos y con materiales de calidad, resaltó Emmanuel Vela.

.Es parte del propósito ofrecer una alternativa de equipo médico económico ante la creciente necesidad de respiradores mecánicos y que se adapte a las necesidades de cada paciente, por lo que puede regularse la potencia, ilustró por su parte Roberto García.

Este mismo alumno añadió que este proyecto consiste en documentar el proceso de convertir un soplador CPAP (presión positiva continua en la vía aérea) para crear un respirador portátil mecánico no invasivo, mismo que puede ser operado con una batería de  12v o mediante la conexión de la red eléctrica.

Por consecuencia lógica y en medio de la pandemia que afecta al planeta entero y en especial a México y al estado de Veracruz, con la creación de este respirador portátil se espera cubrir una necesidad que demandan los hospitales y para su uso en casa, ya que al ser un modelo práctico permite la facilidad de su manejo,

Para finalizar, el Ing. Jaime Cañas Ortega, director del TcNM campus Boca del Río, afirmó que los jóvenes veracruzanos presentarán el aparato a instituciones de salud en donde realizan pruebas de casos reales para obtener la validación y posteriormente, presentarlo a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para acceder luego a la fabricación del mismo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *