VISITAS: 115000

PUESTO DE REVISTAS EL CHINO, LLEGARÁ EN 2024 A UN SIGLO DE EXISTENCIA EN INDEPENDENCIA Y LERDO: RAYMUNDO MÁRQUEZ SÁNCHEZ

PUESTO DE REVISTAS EL CHINO, LLEGARÁ EN 2024 A UN SIGLO DE EXISTENCIA EN INDEPENDENCIA Y LERDO: RAYMUNDO MÁRQUEZ SÁNCHEZ

 

 

Raymundo Márquez Sánchez es el propietario de un puesto de revistas ubicado en la avenida Independencia y Lerdo. Es el estanquillo más antiguo del puerto de Veracruz, toda vez que el próximo año, 2024, llegará a un siglo de existencia, con lo que coronará una gran tradición y una enorme capacidad para mantenerse en el gusto de los veracruzanos.

En una interesante historia que nos comparte, la persona que creó este expendio de periódicos y revistas fue María Castillo Peláez, su abuela paterna y la heredó a su hijo Benjamín Márquez Castillo.

“Cuando yo tenía 10 años empecé a laborar en el puesto, a invitación de mi padre, por lo que haré 67 años de estar atendiendo al público”, dijo don Raymundo, conocido como El Chino.

Estoy orgulloso por esta tarea que desarrollo. Es verdad que las cosas han cambiado y sí bien la parte toral ya no es la venta de periódicos y revistas, que hace años eran la esencia, ahora ha habido una diversificación en la venta.

Es decir, se venden libros, colecciones, publicaciones de entretenimiento y que muchas personas pasan para adquirirlos.

En las diversas anécdotas que ha vivido, recordó que en cierta ocasión le saludó el entonces presidente Ernesto Zedillo Ponce de León. Fue una charla breve y amena. Se había hospedado en el hotel Veracruz y se le había escapado a su guardia.

“Me preguntó cómo me iba en la venta de periódicos”, dijo. Le vi una actitud sencilla.

También comentó que en cierta ocasión se acercó Gonzalo Vega, el actor de telenovelas, que incluso le ayudó a vender algunas publicaciones.

“En lo personal, me es grato atender a las personas que acuden a comprar algún periódico o una publicación  incluyendo libros”, expresó el Chino, originario de este puerto y quien mostró el banco en donde se sienta, donde se advierte la leyenda de la antigüedad del puesto de Revistas, uno de los pocos existentes en el puerto, luego de un gran número que existía en las últimas décadas.