VISITAS: 104160

OCHENTA ENFERMEROS MEXICANOS TRABAJARÁN EN ALEMANIA: ESTHER NORIEGA; PENSAMIENTO ALEMÁN ESTRUCTURADO PARA LARGO PLAZO

 

OCHENTA ENFERMEROS MEXICANOS TRABAJARÁN EN ALEMANIA: ESTHER NORIEGA; PENSAMIENTO ALEMÁN ESTRUCTURADO PARA LARGO PLAZO

 

 

Pirmasens, Renania- Palatinado, Alemania.

Esther Noriega Mediavilla  y Catixa son madre e hija. Son originarias de Tenerife, España y desde hace 17 años radican en esta ciudad alemana. A la distancia, tienen la convicción que hay diferencias culturales y se tiene que obtener la mejor visión para asegurar el futuro.

Esther estudia Enfermería y está capacitada formalmente para ejercerla. Reconoce que hay formas interesantes de aprendizaje y el conocimiento para tratar adecuadamente a personas mayores, mismas que enfrentan problemas de movilidad.

En la entrevista, apunta que 80 enfermeros mexicanos han llegado a esta región para incorporarse en puestos de trabajo, previa formación y capacitación. En Alemania, expresa, se le otorga gran importancia a estas actividades que requieren de estudios y de preparación.

Ella trabajó previamente en el sector turístico en Tenerife, siendo originaria de Bilbao, España. Ahora, se orienta a la enfermería y posee el deseo de seguir capacitándose en esta área de desarrollo.

Su hija Catixa tiene sus propias convicciones. Es  una muchacha de 20 años, con gran capacidad de escucha y tiene el propósito  de estudiar Educación Primaria. A futuro, desea volver a su natal España e incorporarse a una institución para   enseñar francés y alemán.

DIFERENCIAS

En su perspectiva, estima que los jóvenes alemanes son de una visión estructural, de prepararse en una actividad y trabajar permanentemente en una empresa para lograr prestaciones sociales. En contraste, los jóvenes españoles piensan en  viajes y en obtener experiencias en varias empresas.

En la plática está presente Isabel Schuster-Arellano, quien reafirma que el pensamiento del alemán es muy estructurado y piensa en un trabajo que al tiempo le otorgue una seguridad.

La charla se desarolló en el centro de Pirmasens en un café llamado Hogar de la Juventud (Jugendheim), institución orientada para el beneficio de los jóvenes,