VISITAS: 14235

Entrevista Histórica

ARTEMIO ROJAS MANDUJANO, AUTÉNTICO LÍDER DE CHIAPAS QUE ENCABEZÓ EL MOVIMIENTO SOCIAL DE LOS POLLINOS EN 1955

 

Por: Héctor Saldierna

 

A sus 72 años conserva la energía. Su voz es fuerte y sus ademanes nerviosos. Es Artemio Rojas Mandujano el hombre que en 1955 encabezó un importante movimiento social en Chiapas  que exigió la desaparición de poderes. Y dijo:

“La lucha ideológica sólo trae amarguras económicas y políticas, pero aun nos mantenemos en pie de lucha. Si volviera a nacer me entregaría nuevamente al pueblo que ahora se encuentra huérfano de auténticos líderes y sólo se producen movimientos aislados que responden a intereses de grupo”.

Hombre alto, 1.80 metros, amable en el trato, educado, se transforma cuando habla de Chiapas y del movimiento social que se conoció popularmente como el de los pollinos, en referencia al mote con el que se le nombraba.

“El espíritu cívico se mató en 1968. ¿Para qué luchamos?. ¿Para qué votamos?. Estas reflexiones lamentablemente forman parte de la mentalidad mexicana. Sólo hay luchas aisladas y mezquinas. En la actualidad, la Reforma Política creada en la década de los 70 por Jesús Reyes Heroles, ha propiciado la división entre los partidos y no existe unidad que impulse un cambio social trascedente”.

Los recuerdos se agolpan en su memoria, como sí los estuviera viviendo:

“La noche era fresca. La quietud del ambiente sólo era presagio de acontecimientos importantes. Eran las 4 de la mañana y empezaban a caer las primeras gotas de un fuerte torrencial. Sin embargo, la decisión estaba tomada y en cientos de humildes corazones brotaba el anhelo de justicia.

El  Hospital Regional era el punto de reunión de gente procedente de Huixtla, Tapachula, Comitán, Yajalón, Zinacantán, Arriaga, Cintalapa  y otras comunidades. La consigna era clara y contundente: tomar Palacio de Gobierno.

Se inició la marcha. El pabellón tricolor resaltaba en primer término y los gritos se convirtieron en plegarias en medio de la noche: “Llegó el momento de hacer justicia”.  Gente humilde, pobres, trabajadores, campesinos, taxistas, empleados y estudiantes, conformaban la irregular pléyade de ciudadanos que pedían la desaparición de los poderes que encabezaba el gobernador de ese entonces: Efraín Aranda Osorio.

“Ésta es una lucha de valientes. Sigamos adelante”. Había un silencio absoluto en las calles de Tuxtla, pero conforme avanzaba la manifestación, las puertas se abrían y al unísono se repetían estas palabras:

-¡Viva Chiapas!. ¡Muera el mal gobierno!.

La entrevista se desarrolló en la casa del señor Artemio Rojas en la Primera Poniente en el año 1985.

Continuará…