VISITAS: 14235
bieindustrial abril 15, 2020

LOS SUEÑOS DE SER DOCENTE LOS CONVERTÍ EN REALIDAD AL ESTUDIAR LA CARRERA DE INGENIERÍA NAVAL: ING. AGUIVAR OLIDEL A. VITE FLORES

 

ING. AGUIVAR OLIDEL A. VITE FLORES

 

Ella es catedrática de la Universidad Veracruzana y del Instituto Tecnológico de Boca del Río. Actualmente coordina la carrera de Ingeniería Naval en la UV. Desde sus primeros años su sueño fue dedicarse a la docencia, como su madre la Profesora Marcelina Flores Vargas, pero los deseos paternos no coincidían porque querían otro futuro y entonces el destino se perfiló hacia una carrera en el sector naval.

Aguivar Olidel A. Vite Flores recordó sus primeros años en su natal Acaxochitlán y Huautla en el Estado de Hidalgo; todos sus estudios hasta el Bachillerato los cursó en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.

Su  interés por estudiar una carrera naval la llevó a que su padre el Profesor Otzaré Vite Aguirre le acompañara hacia la Heroica Escuela Naval Militar donde le indicaron que era la Universidad Veracruzana la que impartía la especialidad.

Así que primero llegó a la ciudad de Xalapa para estudiar ahí el Propedéutico que era un requisito de la UV en esa época. Luego llegaría a la Facultad de Ingeniería Naval de la Universidad Veracruzana.

Había tenido el antecedente que un mentor en materia de Educación Vocacional le había recomendado no estudiar nada que requiriera el conocimiento de la Dimensión Espacial, lo que le acreditaba  habilidades para maniobrar objetos en tres dimensiones.

Sin embargo, ya en la actividad en la Facultad de Ingeniería Naval lo combinó con algunas clases que impartía de matemáticas. Y su primer trabajo fue en los Astilleros de Guaymas donde convivía con un gran número de obreros.

Era caso excepcional que una mujer tuviese a su cargo a obreros, siendo jefe de taller y además mujer. Fue una formidable experiencia porque además tenía la capacidad para convivir con ellos y comer al ras de piso en su compañía, hecho que permitía ganarse su confianza.

“Mi tesis para la titulación fue Dibujo Naval que complementé muy bien con la práctica profesional en los Astilleros”, afirma.

Y por azares del destino me incorporé a la docencia en la Facultad de Ingeniería. La vida tiene sus grandes paradojas, de manera que finalmente me adapté muy bien a mi sueño inicial de ser docente.

Ahora observo el comportamiento de los jóvenes, su excesivo contacto con los medios electrónicos  y cómo puede facilitarles su vida académica al tener toda la información disponible, pero al mismo tiempo se observa que no hay una actitud reflexiva.

“Les he brindado la posibilidad que hagan exámenes con libro abierto o con la disponibilidad del internet, pero todo es relativo. Lo fundamental es saber analizar, pensar y reflexionar”, subraya Aguivar, quien habla en forma reposada y evoca recuerdos.

Ella participa activamente con el alumno, ha conformado equipos de trabajo y participado con ellos en presentación de proyectos en Canadá y en Colombia, hecho que es satisfactorio.

Reconoce el interés del alumno de la UV, aunque al hablar sobre el MEIF apunta que el alumno no está preparado del todo para llevar esta metodología, en tanto que del Instituto Tecnológico de Boca del Río reconoce que son jóvenes de mayor necesidad y de ahí su dedicación al aprendizaje.

“Cuando haces lo que te gusta, sencillamente es apasionante y una manera de disfrutar lo que se enseña y comparte, si es así, no es trabajo”, indica finalmente.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *