VISITAS: 107675

UNA MUJER VERDADERA, de Sándor Márai

 

La amante de Bolzano

de Sándor Márai

Mtra. Aurora Ruiz Vásquez

(Sept. 1911-Abril 2016)

Surge la idea de comentar en este espacio la novela  La Amante de Bolzano de Sándor Márai, ya que quedé apasionada por la lectura de El último encuentro y La Mujer Justa  del mismo autor húngaro nacido en 1900 y quien en 1989 se suicidara en Estados Unidos. Como ya apuntamos en otra ocasión, Márai está considerado como uno de los escritores más importantes de la literatura centroeuropea.

El protagonista es Giacomo, un hombre que se asemeja a Casanova, pero del cual, nos aclara el autor “de sus memorias no he tomado prestadas más que la fecha y las circunstancias de la fuga. El resto de lo que el lector encontrará en esta novela es puro cuento e innovación”.

Giacomo y su sirviente Balbi se fugan de la prisión de Venecia y se refugian en Bolzano. Por la fama que tiene, su llegada asusta a todos y se ordena vigilar día y noche a Teresa, hija adoptiva del posadero.

La noticia de la llegada del forastero está en boca de todos, se habla de él en las iglesias, en los confesionarios, en el pueblo entero. Con temor se trataba de él “sin disfraz y sin peluca”. Teresa lo describe como feo, barrigón, de corta estatura, no le admira ni le tiene miedo. Sus amigas quieren verlo a toda costa y por el ojo de la cerradura lo hacen, se ruborizan, se santiguan “¿qué has visto?”, le preguntan, “un hombre, un hombre de verdad. ¡Un hombre, Dios mío”!

Teresa se queda sola en su habitación, él la abraza, la besa y ella no responde, no siente nada y no le tiene miedo. Giacomo piensa que podría ser ella la mujer que anda buscando, pero le llega el recuerdo de Francesca por lo que se batió con el conde de Parma y perdió.

Giacomo ha sido perseguido y encarcelado por la Inquisición por considerarlo un seductor, un mujeriego, sin embargo, habían sido las mujeres las que lo habían elegido y perseguido y él había sido la víctima.

Pero algo lo conectaba con Francesca, la condesa de Parma, por eso está ahí. Dentro de estas complicadas relaciones, se habla con habilidad asombrosa del amor, la venganza y el placer. Los diálogos son fuertes y bien planteados, El acuerdo entre el Conde de Parma y Giacomo es inconcebible. La reflexión que provoca toda la novela fluye inevitable en el lector que se adentra en las pasiones humanas.

El lenguaje es sencillo, rítmico y acompasado, hace la lectura amena hasta el sorpresivo final. Debajo de la máscara de suave seda, hombre y mujer van develando sus diferentes expresiones hasta llegar a la verdadera y auténtica, por lo que se dan a conocer.

Leer nuevamente a Sándor Márai ha sido un gran placer por ser un escritor profundo.

La Amante de Bolzano

Sándor Márai

Traducción de Judir Xantus  Szarvas

Barcelona, Salamandra, 2003

288 pp.

 Págs. 57, 58, 59.