VISITAS: 103102

CON LA DESPEDIDA DE HÉCTOR NOGUERA, VERACRUZ PERDIÓ UNO DE SUS GRANDES REFERENTES DE LA ORATORIA, LOCUCION Y PERIODISMO

 

CON LA DESPEDIDA DE HÉCTOR NOGUERA, VERACRUZ PERDIÓ UNO DE SUS GRANDES REFERENTES DE LA ORATORIA, LOCUCIÓN Y PERIODISMO

Por: Héctor Saldierna

Héctor Noguera Trujillo dejó de existir el 9 de noviembre del presente. Con ello, Veracruz pierde una de sus grandes y preclaras figuras en el campo de las letras, la oratoria y la locución.  Durante muchos años, Noguera fue referente del bien decir y de la escritura impecable.

Miembro relevante del Club Toastmasters, donde todavía en su reciente 39 aniversario dirigió unas palabras para describir la historia de una institución que ha cultivado el arte del buen hablar y de cuyo lapso siempre fue un importante miembro.

Con certificado de adopción de Veracruz, el amigo Noguera Trujillo fue autor de 17 libros, conferencista, orador y periodista, todavía en agosto de 2022 celebró sus 60 años de trayectoria profesional.

Acompañado por un gran número de amigos y en las instalaciones del Museo de la Ciudad, donde también fue director, anotó que la “Palabra está Triste”.

Este término lo utilizó en función de cómo el lenguaje se ha transformado, ha perdido brillo y la gramática ha sido ofendida por gran parte de la sociedad, producto de una serie de factores, entre los que figuran la mala educación familiar y la oficial.

Sin embargo, cada semana el Tocayo, como le decía, tenía la virtud de hacer grandes aportaciones y ser maestro de un gran número de generaciones que han pasado por las filas de Toastmasters.

Así se materializó ahora en su funeral, donde cada uno de los miembros del Club le dedicaron sentidas palabras, algunas muy elogiosas, otras reconociendo su notable aportación, siendo el común denominador las Gracias y un  prolongado aplauso a una gran persona que desde su trinchera cultivó el arte del buen hablar y lo transmitió sin egoísmo y con todo el amor que sólo él sabía transmitir.

Durante varios años se dedicó a la locución y era conocido como La Voz de Terciopelo. Lamentó que ahora no haya licencias para hablar por micrófono, con lo que se perdió la calidad en las voces ante el micrófono.

Yo lo conocí desde hace varios años. Dirigió palabras en mi boda con la Sra. Olga Castro (qepd), me ayudó con mi tesis profesional y siempre tenía una gran disponibilidad. Coincidimos en el periódico El Universal de Veracruz. En 2020, en reconocimiento a la revista BIE, me dedicó tres cuartillas que conservo en forma especial.

Nuestro más sentido pésame y un fuerte abrazo a sus hijos: Ricardo Héctor, Daniela Trinidad,  Nancy Eugenia y Manuel Fernando Noguera.

En una de mis últimas pláticas con él, me comentaba que estaba haciendo un libro sobre anécdotas de los hombres de la locución. Quedó pendiente.

Veracruz perdió a uno de sus buenos hijos, recientemente reconocido con el Doctorado Honoris Causa.