VISITAS: 112889

COSTUMBRES ALEMANAS LLEGAN AL GRADO DE AGENDAR COMPROMISOS FAMILIARES; EN CONTRASTE, EN MÉXICO HAY TODA LA FLEXIBILIDAD

 

*Entrevista con Isabel Schuster, mexicana naturalizada alemana que tiene sus puntos de vista en torno a las sociedades de ambos países

Pirmasens, Renania Palatinado, Alemania

COSTUMBRES ALEMANAS LLEGAN AL GRADO DE AGENDAR COMPROMISOS FAMILIARES; EN CONTRASTE, EN MÉXICO HAY TODA LA FLEXIBILIDAD

 

 

Las costumbres diversas y la idiosincrasia de los pueblos tienen sus grandes ventajas. Hay coincidencias y divergencias que nos hace ser mejores personas, afirmó Isabel Arellano, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, quien recientemente recibió la ciudadanía alemana luego de residir cerca de 16 años.

Casada con Hans Peter Schuster, Isabel posee la objetividad en sus puntos de vista y bien indica que el alemán tiene un pensamiento bien estructurado y que lo hace formal en sus actividades al grado de poner agenda hasta en las reuniones familiares.

En este sentido, admite, el mexicano tiene una flexibilidad especial en donde no es necesario programar con mucho tiempo de antelación los compromisos sociales. No es tan restrictivo el número de horas y en la medida que la reunión es grata, no importan los horarios.

“En el caso de Alemania hay que agendar hasta con meses de anticipación. Con frecuencia se me olvida, pero tengo el recordatorio de mi esposo”, dice.

En torno a la ciudadanía adquirida, Isabel Arellano expresa que lo ha tomado con toda normalidad y que tal vez una ventaja tiene que ver con el ingreso libre a Estados Unidos en razón que actualmente no posee la visa.

“En realidad tal vez haya algún derecho que no he observado, que se encuentre oculto”, dice.

No obstante, ahora Isabel Schuster, tiene actividad laboral en un Hotel desde hace algunos años y es evidente que cuenta con la Seguridad Social, hecho que le otorga confianza y tranquilidad.

VIDA PROFESIONAL

Aunque ahora no ejerce directamente su profesión, Isabel se especializó en el área de Relaciones Públicas y Publicidad de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, por lo que laboró en diversos medios de comunicación en el puerto de Veracruz en materia de ventas y publicidad. También participó en la realización de una revista industrial y posteriormente incursionó en Cadereyta, Nuevo León, donde realizó una exitosa Guía Publicitaria y también colocó anuncios publicitarios fijos.

Ha sido una profesional exitosa que se abrió camino en la actividad emprendedora y, siendo mujer, venció el reto que implicaba un mercado laboral aún con ciertas restricciones de género.

LA PINTURA

Otra faceta de Isabel es la pintura. Pinta cuadros al acrílico con diversos temas: retratos, paisajes, animales y otros temas. Ha tenido la oportunidad de comercializar algunas obras, aunque estima que le hace falta un mejor conocimiento del internet para ampliar la venta.

Para concluir, indica que su estancia en la ciudad de Pirmasens, Renania Palatinado, es grata y que se trata de una ciudad agradable y muy bien urbanizada. Aunque resulta que es poco conocida en Alemania a pesar que hace algunas décadas era una de las poblaciones más importantes del país en la elaboración de calzado.