VISITAS: 103997

REMODELACIÓN DEL EDIFICIO DE LA BENEFICENCIA ESPAÑOLA, FUE UN GRAN DESAFÍO PROFESIONAL

REMODELACIÓN DEL EDIFICIO DE LA BENEFICENCIA ESPAÑOLA, FUE UN GRAN DESAFÍO PROFESIONAL

 

*Conferencia sustentada por el Ing. Juan Francisco Capallera en el Curso de Actualización del Colegio de Ingenieros Civiles de Veracruz

Fue una obra emblemática de remodelación y casi, como la magia de David Coopperfield, un edificio de principios de siglo XX, fue transformado sigilosamente  en tres años para convertirlo de un estado ruinoso en una bella obra arquitectónica actualizada.

Es la experiencia contada por el Ing. Juan Francisco Capallera Cabada, catedrático de la Facultad de Ingeniería de la Construcción y el Hábitat de la UV en el marco del Curso de Actualización Profesional para  Peritos Responsable y Corresponsable de Obra 2024 del Colegio de Ingenieros Civiles de Veracruz.

Al abordar el tema Proceso Constructivo para Remodelación y Rehabilitación de un edificio histórico “Caso edificio de la Beneficencia Española”, el ingeniero Capallera afirmó:

“Esta remodelación es un referente de lo que se puede abordar bien y rescatar el patrimonio del Centro Histórico de la Ciudad”.

Es uno de los trabajos que más me han satisfecho profesionalmente, expresó. Y a una pregunta sobre la aprobación del proyecto, reconoció que los amigos son fundamentales.

Sobre el proyecto, el MI Capallera explicó que era necesario conservar el valor arquitectónico e histórico, protegido por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Este hospital fue construido por Pearson con la misión de  atender pacientes de las obras del puerto de Veracruz, siendo las medidas en pulgadas, pies y yardas.

Se hizo la sustitución de elementos con las mismas dimensiones, se removieron elementos oxidados y vigas mixtas, sustituidas con concreto reforzado y se hicieron aplanados en la parte superior. La cúpula se cubrió con covintec, en tanto que las escaleras originales fueron restauradas.

Los cuartos del inmueble se rehicieron y se conservaron las chimeneas, ahora con propósito decorativo. Por lo regular, apuntó, paso todos los días por la avenida Gómez Farías y admiro esta obra, reconstruida de 2002 a 2005, que fue todo un desafío profesional.