VISITAS: 115000

LA VIDA ES UN DEBER Y TENEMOS QUE CUMPLIR CON NORMAS DE BIEN VIVIR EN BENEFICIO DE LA HUMANIDAD: ING. VICENTE GONZÁLEZ ARREGUI

 

La vida, desde el punto de vista existencialista, no es un placer sino un deber, afirmó el ingeniero Vicente González Arregui, catedrático distinguido y decano del Tec NM Instituto Tecnológico de Veracruz, durante una visita técnica en el marco de los festejos del Día Nacional del Ingeniero.

Surgió de una manera informal y reclinado sobre una escalera del emblemático Castillo de San Juan de Ulúa, el ingeniero González Arregui compartió su ideario ante el Dr. Marco Antonio Salgado, el Ing. Agustín Colina y alumnos de la institución, donde refirió que la vida está llena de retos y desafíos.

Hizo un recuento de su vida, en donde destacó su árbol genealógico y cómo enfrentó, desde su adolescencia y juventud, los avatares de la vida. Fue pescador, lavaba y reparaba máquinas de escribir y calculadoras, donde logró hacer significativos ahorros.

Estudio la primaria, secundaria y preparatoria, a cuyo término habló con el director del Instituto Tecnológico de Veracruz y ofreció sus servicios en la medida que también estudiaba Ingeniería en la Universidad Veracruzana.

A sus 88 años está orgulloso de lo que ha logrado, tiene tres hijos, todos profesionales, así como nietos. Sigue laborando en el ITV, impartiendo cátedra vinculada con la ingeniería y es el responsable de la Visita Técnica que anualmente se realiza en el marco de los festejos del Día Nacional del Ingeniero.

Esta ocasión correspondió visitar al Castillo de San Juan de Ulúa, un emblema histórico, no sólo del puerto de Veracruz, sino a nivel nacional.

Está consciente que la humanidad es voluble y sí Jesús, tal vez el hombre y emblema más importante en el mundo, sufrió de esa volubilidad del ser humano, soportó humillaciones, latigazos y finalmente crucifixión en uno de los actos más agresivos y brutales del ser humano.

Todos, sin excepción, vivimos de esos capítulos y tenemos que contar con la capacidad de resistencia y entender que la vida está llena de altibajos, por lo que hay que disfrutarla en la medida posible.

“La vida es un deber y así hay que entenderla”, dijo. Venimos con el propósito de ser buenos ciudadanos y cumplir con deberes y obligaciones para lograr un mejor mundo”, dijo finalmente.