VISITAS: 37336

PROYECTOS DE REHABILITACIÓN

INDICACIONES PERTINENTES EN PROYECTOS DE REHABILITACIÓN

 

Por el Dr. e Ingeniero Juan A. Alvárez Gutiérrez

Profesor – investigador de la UAM – Xochimilco

Todo un proyecto de rehabilitación o restauración de edificaciones catalogadas es un proceso articulado y complejo, el cual se desarrolla con la participación de todas las personas interesadas: contratistas, proyectistas, productores de materiales y de componentes, y posibles usuarios.

            En anteriores trabajos hemos mencionado las diferentes etapas de intervenciones en edificios catalogados. Aquí mencionamos algunas posibles:

  • Hacer un estudio completo detallado de los edificios que hay que restaurar (el diagnóstico de cada parte podrá efectuarse independientemente por muestreo o por sondeo);
  • Tener una propuesta del proyecto con la nueva intervención eventual de las construcciones o viviendas en su caso.
  • Especificar las obras que se deben realizar y elección de los componentes y de los procedimientos a adoptar;
  • Una propuesta de organización alternativa, según la cuál, las obras puedan realizarse ya sea en viviendas libres o ocupadas, si es el caso.
  • Desarrollo del proyecto ejecutivo (plantas, secciones, alzados, detalles) y de instalaciones, según el tipo de intervención.
  • Presentar una programación de las obras, avances, permisos.
  • Valoración de los costos y tiempo de financiamiento;
  • Posible adecuación de la contrata y del seguro contra eventuales daños acarreados a los inmuebles.
  • Ejecución y balance final, como toda obra.

            La realización del proyecto configura competencias específicas en cuanto al proyecto y dirección de las obras, aquí necesitamos un perfil profesional que muestra lo siguiente: perfecto conocimiento de las técnicas, antiguas y modernas, aptitud para escoger alternativas oportunas en materia de medidas de diagnóstico y sondeo; tenencia de sistemas eficaces de descripción de lo existente y de las obras a realizar; preparación para el empleo de diferentes procedimientos a asignar a las múltiples especializaciones del oficio; competitivo en el sector de la programación y de la organización de la obra, así como en la dirección operativa; experiencia en los campos económico – financiero y administrativo.

            El proyectar se entiende hoy en día como una “exigencia”, de satisfacer las necesidades de los usuarios. En el caso de la rehabilitación de viejas construcciones si son aceptados los objetivos reclamados, la participación y el consenso de los posibles ocupantes son condición indispensable para el éxito de la operación. Al final de una comprobación de las soluciones adoptadas y de las modificaciones aportadas, será conveniente preparar planos ejecutivos de las posibles intervenciones.

Es de suma importancia el levantamiento de daños, en toda la construcción existe y un porcentaje de .imprevistos (aproximadamente un 10%), pero en una rehabilitación dicho porcentaje se considera mayor, dependiendo de la información disponible antes de empezar las intervenciones.

Razón por la cual se ha intentado poner a punto, métodos y técnicas de control no destructivas, que permitan ver con precisión el estado del inmueble y realizar levantamientos, incluso en presencia de los posibles habitantes, si se trata de vivienda en un Centro Histórico para no causarles molestias.

Se recomienda recuperar o encontrar los planos o croquis originales que probablemente tendrán los propietarios o los archivos, planos que deberán ser corroborados, ya que raramente corresponden con el estado actual, debido a las modificaciones realizadas a lo largo del tiempo, como ampliamente lo recomienda De Angelis D’ Ossat Ver De Angelis, 25, antes de hacer el levantamiento.

            Esta fase de estudio es larga y presenta un porcentaje del costo del proyecto nada desdeñable. Pero es la única forma de realizar una previsión de tiempo y costo con un cierto grado de veracidad. En esta fase es donde se propone las nuevas soluciones. El proyecto deberá contemplar las exigencias de los posibles usuarios, las disposiciones del Plan Regulador General, y la normatividad sobre protección del patrimonio arquitectónico antiguo ya que representan el flujo de información al inicio del proyecto, en el transcurso del cuál se tendrán que considerar también las posibilidades tecnológicas y materiales modernos de realización dentro de los límites de los presupuestos establecidos.

            La experiencia nos ha mostrado que la traza urbana históricamente ha influido sobre las técnicas de construcción, los elementos arquitectónicos y sobre la tipología urbana, esto nos lleva a concluir que es posible, sobre la base del estudio de las tipologías, y de los elementos repetitivos, determinar componentes, productos y criterios de organización que nos invitan a pensar en una “industrialización de la rehabilitación. Puede parecer paradójico, pero es “precisamente en las operaciones de rehabilitación” donde los componentes industrializados tienen mayores posibilidades de emplearse Ver Baglioni / Guarnerio, 1988 y que decir de la gran cantidad de elementos modernos como: pretensados, paneles de todo tipo de material, resinas, poliuretanos y otros.

            Las características principales de los trabajos de rehabilitación son:  tiempos de trabajo reducidos, molestias a los posibles ocupantes de las viviendas, mantenimiento de la calidad, fácil manutención, y el costo, más bajo posible de acuerdo a la calidad de los productos. Características que quedan garantizadas con componentes producidos en fábricas, si es posible más que con componentes análogos producidos artesanalmente en la obra. Estos elementos deberán proponerse con dimensiones y pesos reducidos para permitir su transporte manual, y favorecer su paso a través de escaleras, corredores, puertas, y ventanas, angostas o pequeñas, de la construcción.

            Hasta aquí podemos congeniar con la propuesta de Baglioni – Guarnerio, sin embargo esta temática es interesante,  que en Italia ha tenido gran desarrollo en los últimos años el grado que ya se habla de una “política de industrialización de la  rehabilitación”.