VISITAS: 50421
bieindustrial marzo 17, 2022

*La Lic. Gladys Terrón Herrera, gerente general de SAIVER, expresó que un avalúo tiene diversos objetivos en beneficio del cliente

Es licenciada en Administración de Empresas por la UV y cuando hizo sus prácticas profesionales en 2004 en SAIVER, adoptó la decisión de continuar en la actividad profesional de la Valuación, la que considera que no sólo tiene como propósito la de otorgar un valor a un bien, sino que tiene múltiples beneficios.

Es la consideración de Gladys Terrón Herrera, gerente general del despacho de Valuación que es dirigido desde hace varios años por el Ing. Alberto Peña Nava y de quien ha aprendido una extraordinaria metodología de conocimiento, servicio y honestidad.

Gladys contó que ese año de prácticas profesionales fue decisivo y apreció una experiencia diferente a sus compañeros de escuela, por lo que le otorgó un valor agregado que al examinarlo determinó su futuro profesional.

Inicialmente se encargaba de llevar los gastos e ingresos que se hacía a través de blocks de nota y, aparte, reconocía el  antecedente de la máquina de escribir, que todavía en los años 90 utilizaban papel y fotografías que se adherían a los expedientes.

Era una época que se llevaban cientos de expedientes, toda vez que se trabajaba para una hipotecaria con créditos del Infonavit, Fovissste y otros organismos, hecho que implicaba una gran tarea en la realización de los avalúos.

Glaldys Terrón, que es ampliamente conocida en el ámbito del Colegio de Ingenieros Civiles, Colegio e Instituto de Valuadores del Edo. de Veracruz y con los Toastmasters, ha realizado una interesante tarea que ahora conoce muy bien los procedimientos para la elaboración de los avalúos.

“No sólo en materia de vivienda, sino también en bodegas, terrenos, hoteles, restaurantes, gasolineras. Desde lo más humilde hasta lo más suntuoso que se requiere en esta actividad”, dijo.

Reconoció que, consecuencia de las grandes relaciones sociales del Ing. Peña Nava, ha tenido oportunidad de conocer a senadores, diputados, alcaldes y gente en general que solicita trabajos para valorar los diversos bienes inmuebles.

Como resultado de la ética del ingeniero Alberto Peña, observa que es común encontrar que hay clientes que datan desde hace tres décadas y que por generaciones han requerido los servicios profesionales.

“Estoy satisfecha con el trabajo y tengo la oportunidad de asistir, muchas veces de oyente, a diversos cursos de capacitación que me permiten estar actualizada en la materia y que se requiere para los buenos objetivos del Despacho”, reafirmó Terrón Herrera, quien suele tener un carácter amable y cercano al cliente.

Con base a su experiencia, indicó que el avalúo de un bien inmueble no sólo es necesario para conocer su valor, sino también puede coadyuvar en limar asperezas entre familiares y amistades, llegando a un acuerdo equitativo.

Ella es hija del Ing. Rubén Antonio Terrón González, compañero de aula del Ing. Alberto Peña. Su mamá es la Sra. Enriqueta del Carmen Herrera Flores.

LA VALUACIÓN, ACTIVIDAD PROFESIONAL DE CONSTANTE SUPERACIÓN Y CAPACITACIÓN PERMANENTE

*La Lic. Gladys Terrón Herrera, gerente general de SAIVER, expresó que un avalúo tiene diversos objetivos en beneficio del cliente

Es licenciada en Administración de Empresas por la UV y cuando hizo sus prácticas profesionales en 2004 en SAIVER, adoptó la decisión de continuar en la actividad profesional de la Valuación, la que considera que no sólo tiene como propósito la de otorgar un valor a un bien, sino que tiene múltiples beneficios.

Es la consideración de Gladys Terrón Herrera, gerente general del despacho de Valuación que es dirigido desde hace varios años por el Ing. Alberto Peña Nava y de quien ha aprendido una extraordinaria metodología de conocimiento, servicio y honestidad.

Gladys contó que ese año de prácticas profesionales fue decisivo y apreció una experiencia diferente a sus compañeros de escuela, por lo que le otorgó un valor agregado que al examinarlo determinó su futuro profesional.

Inicialmente se encargaba de llevar los gastos e ingresos que se hacía a través de blocks de nota y, aparte, reconocía el  antecedente de la máquina de escribir, que todavía en los años 90 utilizaban papel y fotografías que se adherían a los expedientes.

Era una época que se llevaban cientos de expedientes, toda vez que se trabajaba para una hipotecaria con créditos del Infonavit, Fovissste y otros organismos, hecho que implicaba una gran tarea en la realización de los avalúos.

Glaldys Terrón, que es ampliamente conocida en el ámbito del Colegio de Ingenieros Civiles, Colegio e Instituto de Valuadores del Edo. de Veracruz y con los Toastmasters, ha realizado una interesante tarea que ahora conoce muy bien los procedimientos para la elaboración de los avalúos.

“No sólo en materia de vivienda, sino también en bodegas, terrenos, hoteles, restaurantes, gasolineras. Desde lo más humilde hasta lo más suntuoso que se requiere en esta actividad”, dijo.

Reconoció que, consecuencia de las grandes relaciones sociales del Ing. Peña Nava, ha tenido oportunidad de conocer a senadores, diputados, alcaldes y gente en general que solicita trabajos para valorar los diversos bienes inmuebles.

Como resultado de la ética del ingeniero Alberto Peña, observa que es común encontrar que hay clientes que datan desde hace tres décadas y que por generaciones han requerido los servicios profesionales.

“Estoy satisfecha con el trabajo y tengo la oportunidad de asistir, muchas veces de oyente, a diversos cursos de capacitación que me permiten estar actualizada en la materia y que se requiere para los buenos objetivos del Despacho”, reafirmó Terrón Herrera, quien suele tener un carácter amable y cercano al cliente.

Con base a su experiencia, indicó que el avalúo de un bien inmueble no sólo es necesario para conocer su valor, sino también puede coadyuvar en limar asperezas entre familiares y amistades, llegando a un acuerdo equitativo.

Ella es hija del Ing. Rubén Antonio Terrón González, compañero de aula del Ing. Alberto Peña. Su mamá es la Sra. Enriqueta del Carmen Herrera Flores.

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *