VISITAS: 104162
bieindustrial agosto 17, 2022

*Entrevista exclusiva de BIE con el Ing. Juan Eibenschutz Hartman

Por: Héctor Saldierna

 

Ciudad de México

Considerado toda una autoridad en el tema de la energía nuclear, el ingeniero Juan Eibenschutz Hartman afirmó que siempre se ha considerado la instalación de nuevas plantas nucleares en México, pero es común que el tema político se interponga por el tiempo de planeación, construcción y operación de la posible nueva planta, cuyos tiempos rebasan el sexenio.

 

Además, parecería que sólo los chinos, los rusos y los sudcoreanos, se atreverían a ofrecer a México nuevas plantas nucleares.

 

Seguro en sus conceptos, Eibenschutz, ingeniero mecánico eléctrico por la UNAM e Ingeniero Nuclear por el Institut National des Sciences et Techniques Nucléaires de Saclay, Francia y quien desde 1964 ha participado en las actividades nucleoeléctricas desde los estudios preliminares con Stanford Research Institute hasta la puesta en servicio de Laguna Verde, precisó:

 

“En los buenos viejos tiempos los vendedores de plantas nucleares hablaban de la confiabilidad, la economía, el impulso al desarrollo tecnológico, la creación de empleo, etc. Ahora, el argumento principal en las campañas comerciales es que son seguras, lo cual obviamente genera desconfianza, ya que la seguridad es condición sine qua non para las aplicaciones nucleares”.

 

Es interesante contrastar con la industria de la aviación. Sí una línea aérea argumentara en sus promocionales que es segura, auyentaría a los usuarios. En esa industria se observa mucha más madurez que en la nuclear, como evidencia, cuando ocurre un accidente de aviación, se habilita un grupo, con los actores relevantes (autoridades, operadores, fabricantes, etc.) que analizan exhaustivamente el accidente y toman medidas para evitar reincidencias, a esto obedece la mejora continua de la seguridad aérea; a diferencia de la situación en el caso nuclear, nunca se ha pedido o sugerido la suspensión de los servicios aéreos.

 

Pero cuando hay un accidente nuclear, (la única industria estigmatizada con el pecado original de la “bomba” que dio a conocer masivamente a la energía nuclear) y como ha ocurrido históricamente en tres ocasiones, entonces se pide la cancelación de las plantas nucleares, apuntó el ingeniero Eibenschutz, quien fue director de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias de marzo de 2000 a febrero de 2022.

 

La charla es animada y en un café de Eugenia y San Francisco en la colonia del Valle, Juan Eibenschutz, -quien dice que en Alemán su apellido significa Cuidador de Abeto- anotó que en una época en Brasil se utilizó el bioetanol como sustituto de la gasolina, (aunque como resultado del boom petrolero, se desplazó por la gasolina), el alcohol es peligroso y, a pesar de la oposición con argumentos de su peligrosidad, resolvió el severo problema de la importación de gasolinas.

 

EL RETO ENERGÉTICO

Para el ingeniero Juan Eibenchutz, catalogado como el padre de Laguna Verde y que es una figura ampliamente respetada por los funcionarios pasados y actuales de la planta nuclear, la única en el país, comentó que la ingeniería mexicana es prestigiada y ha obtenido grandes y positivos resultados

 

En cuanto a las energías renovables, expresó que la oferta a partir de la energía fotovoltaica y otras renovables solo alcanzan un máximo tal vez del 10 por ciento a nivel mundial, aunque en algunos países podría ser mayor la cifra.

Añadió que Alemania, uno de los principales países de Europa, adoptó la decisión de cerrar sus plantas nucleares, a raíz de los accidentes de Chernobil y Fukushima, de modo que de 12 que contaba, ahora sólo operan dos, ha tenido que importar carbón y recurrido a las “energías limpias” (eólicas y fotovoltáicas) para cubrir sus necesidades energéticas y a pesar de ello, ha incumplido sus compromisos con los acuerdos internacionales de combate al cambio climático. Ahora, en medio de la problemática escasez del gas natural que importaban de Ucrania, están reconsiderando su actitud respecto a la energía nuclear.

ING. JORGE LUQUE LOYOLA, HOMBRE EXCEPCIONAL

En la entrevista, en la que estuvo presente Javier Loyola Saldierna, sobrino del Ing. Jorge Luque Loyola+, el Ing. Juan Eibenschutz, quien fue su amigo en las décadas de los años 50 y 60, manifestó:

“Fue un ingeniero extraordinario, respetable y respetado. Era un idealista de la ingeniería. Muy buen administrador, ejecutivo. Hasta donde tengo entendido era un hombre muy honesto y absolutamente incorruptible. Con mucho respeto a la técnica y decía que había que apuntar a las estrellas y más allá.

Fue un gran impulsor de las organizaciones de ingenieros para promover el desarrollo de la Ingeniería más allá de las estrellas, que era un concepto muy suyo”.

Durante la charla, el Ing. Juan Eibenchutz compartió algunas vivencias con Javier Loyola, quien durante 20 años laboró en el Departamento de Sistematización de la CFE y en cuyos nombres que evocó de la planta de Ixtapantongo en el Estado de México, les había conocido como el caso del Ing. Enrique Sivelli y la Act. Socorro Ortega en oficinas centrales de la CFE.

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *